Kiko y Tony, los tronistas del verano