Una declaración de Liz desmorona a Leo