Liz: “Estoy acostumbrada a que no me crean”