El trono de Noel está en peligro