Paulina y Oriana, en el trono de Belén