Natalie, en una silla muy caliente