Leo y Susana, sin cámaras