Geny: “Mi padre me decía que no insultara nunca”