Oriana y Paco, sin cámaras