Noel y Zaida, sin cámaras