Yanira y Santana, su primer despertar