Oriana, a Belén: “Quedas de guarrilla”