Leo no llegó ni a la casa rural