Fede pide una silla caliente para Esther