Carolina, un francés y un Ferrari