El encargado de la discoteca, cuestionado