Juampe, una cena y una camisa de cuadros