Maikel da el visto bueno a Jorge