María y Avatar, una historia diferente