Jesús, ¿un estilista objetivo?