Manu, con la bata de leopardo