María, una auténtica rockera