Shaila, una rockera muy salvaje