Tamara y Pascual, una tensión incómoda