Stefan: “Me siento un niño al que le gusta la vecina y no sabe expresar sus sentimientos”