Liz y Christian, sin cámaras