Isaac, a Stella: “Relájate, no va a ser fácil”