Ángel, emocionadísimo con la llamada de Álvaro, su hermano pequeño