Alejandro, un socorrista casi profesional