Mario, el primer socorrista para María