Fede y Nuria, puro sentimiento