Fede, a Olaya: “Aquí no pintas nada”