Natalia, otra superviviente enfadada