Stella cede su silla a Zaida, no aguanta más