Cristian, un Bisbal con tirabuzones