Jesús, ¿un estilista o una rock star?