Ángel, a Emma: “Te pido perdón de corazón, he sido un niñato y un maleducado”