Laura, una ejecutiva con tachuelas