Ainhoa y Agustín, los hermanos de María, no se han querido perder la final