Así fue la entrada triunfal de María