Los pretendientes de María, destrozados tras la decisión final