Luisa, a punto de tirar la toalla