Aitziber: “Sabíamos a lo que veníamos”