Manu y Ruth, el abrazo más doloroso