Marta López tiene la sensación de que Max es un poquito amanerado