Sergio, el Don Juan perfecto para Ruth