Preciosa y emocionada, Steisy ha bajado las escaleras por última vez