Labrador: “Una vocecita dentro de mí me decía que algo no estaba haciendo bien”