El trono de Samira pierde tres pretendientes: Pietro, David y Lucas