Anabel Pantoja, la otra reina de la copla